La calibración de pH en laboratorio presenta posibilidades nuevas

Beiersdorf usa tecnología digital Memosens para obtener un rendimiento máximo de los instrumentos de medición

En su sede de Billbrook, Beiersdorf Manufacturing Hamburg GmbH (BMH) trabaja en tres turnos durante todo el día, cinco días a la semana. La gama de productos permite una producción continua. Para ello es muy importante una disponibilidad elevada de sistemas y equipos. Las paradas de producción de planta, que se realizan una vez al año y duran varias semanas, permiten las actuaciones de mantenimiento y calibración. A continuación se retiran, se verifican y se calibran los equipos de medición, que están permanentemente instalados en el sistema.

tecnología memosens digital para un rendimiento máximo ©Endress+Hauser

Sven Ritz de BMH Process Engineering efectúa una calibración en el laboratorio con un equipo Memobase Plus.

Principales ventajas

  • no hay diferencias cualitativas entre la calibración en laboratorio y en campo

  • producción ininterrumpida gracias a los sensores de pH precalibrados

  • tiempo de vida útil de los sensores más prolongado; los sensores se descartan a partir de evidencias, no durante su tiempo de utilidad

tecnología memosens digital para un rendimiento máximo

"Nuestra prioridad es garantizar la producción ininterrumpida. Ahora podemos disponer de un suministro de sensores de pH precalibrados. Esto reduce la carga que representan las tareas de calibración."

Mr. Sven Ritz, Ingeniero de producción
BMH Billbrook

El desafío

En el centro se utiliza un procedimiento especial para tratar los puntos de medición de pH que se usan en la producción y en el tratamiento de aguas residuales. Las interacciones con el producto del proceso suelen ensuciar los sensores de pH. Como resultado, es necesario inspeccionar los instrumentos de medición y sustituirlos con regularidad, lo cual genera costes. En el pasado, los sensores de pH se sustituían tras un intervalo de tiempo determinado. Con la tecnología analógica no era posible mantener un suministro de sensores precalibrados para una sustitución rápida.

Nuestra solución

Esto explica por qué el centro ya lleva un cierto tiempo usando tecnología Memosens. Como resultado, en la fábrica ya se han efectuado algunas mejoras. Los sensores de pH digitales, en este caso el equipo Orbisint CPS11D, pueden calibrarse en el laboratorio; los datos de calibración se conservan en el cuerpo del sensor. Ahora el sensor puede usarse con cualquier tipo de cable digital Memosens y transmisor Memosens en campo.